Estatuas del Retiro (4)

Saludos gatunos amigos. Y continuamos con el estudio pormenorizado del Parque del Retiro. Hoy terminaré de explicar los entresijos de las estatuas y elementos conmemorativos, esta vez, los correspondientes a la parte suroeste del Parque, es decir, los que hay en el cuadrado formado por la calle Alfonso XII, el Parterre, el Paseo de Venezuela y Paseo de Paraguay (ambos en su lado sur), el Paseo de Fernán Núñez o de Coches completo, hasta la Puerta del Ángel Caído. Os ubicaréis cuando veáis la situación exacta de las estatuas en el mapa.

47- Homenaje a Juantxu Rodríguez

En la cuesta, llamada comúnmente “del Ángel Caído”, que va desde la puerta hasta la fuente con el mismo nombre, que en realidad se llama Paseo de Fernán Núnez (uno de sus muchos tramos), hacia la mitad, nos encontramos con un pequeño monumento dedicado a Juantxu Rodríguez, fotógrafo español muerto por disparos de tropas estadounidenses en la ciudad de Panamá, durante la invasión Norteamericana llevada a cabo en 1989. Juantxu, Juan Antonio Rodríguez Moreno, nació en 1957 en Casillas de Coria (Cáceres). Trabajó durante siete años en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, El País, Libération, Newsweek o The New York Times.

El monumento fue inaugurado en 1990, y está formado por un monolito de piedra, de 0,70 metros de alto y planta cuadrada de 0,40 metros por 0,40 metros, y en su cara superior hay una placa metálica con el escudo de la ciudad de Madrid y la leyenda: “A LA MEMORIA DE / “JUANTXU RODRIGUEZ” / LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE / INFORMADORES GRAFICOS / DE PRENSA / Y EL AYUNTAMIENTO DE MADRID”.

48- Fuente del Ángel Caído

Aunque en este caso se trata de una fuente, elementos que trataré en próximos artículos, he convenido en incluirla aquí, porque se trata, sin duda, de uno de los elementos escultóricos más representativos del Parque de El Retiro.

Esta fuente fue inaugurada por la Reina Regente María Cristina, madre de Alfonso XIII, y su instalación corrió a cargo del arquitecto municipal José Urioste, aunque su autor, fue el escultor madrileño Ricardo Bellver, que la realizó durante el tiempo que vivió en Roma y, primeramente, fue esculpida en yeso. En su tiempo, era la única escultura realizada al diablo, y para su confección, el autor se basó en “El Paraíso perdido”, de John Milton. Tuvo gran éxito y fue premiada con la Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1878, y posteriormente, se exhibió en la Exposición Universal de París del mismo año, aunque en este caso, y gracias al Gobierno español, se construyó una idéntica de bronce, material más resistente, que es la que se haya en el Retiro.

En mi libro “Misterios en Madrid”, podréis leer diversas curiosidades siniestras, y varias anécdotas que ha dado lugar esta inquietante obra escultórica, entre ellas, quizás la más significativa, que está construida a 666 metros justos sobre el nivel del mar, y ya supongo que sabréis que esa fatídica cifra, corresponde al número de la bestia, el diabólico número del demonio.

La escultura representa el instante exacto en que Lucifer, de gran belleza celestial, cae a la tierra expulsado del Paraíso, y allí, mientras es inmovilizado por las serpientes, sus alas de ángel se van convirtiendo en otras parecidas a las de un murciélago. El cuerpo de la escultura, mide 2,65 m. de altura. El pedestal es de ladrillo con base de granito, construido por Francisco Jareño y tiene forma de una pirámide truncada, planta ochavada y consta en su parte inferior de dos tipos de figuras demoníacas que se van alternando, individualmente, en cada uno de los planos. De cada una de estas figuras emanan tres chorros de agua, una procedente del propio ser demoníaco y otras dos del par de animales que éste retiene: en un caso, un lagarto y una serpiente, y en el otro, un delfín y una serpiente, es decir, que en este lugar, se aglutina toda la simbología del maligno, la serpiente del mal, el lagarto de la destrucción y el delfín de la lujuria. El pilón es de granito, planta ochavada y tiene 11 metros de diámetro.

49- Monumento a Chueca

Federico Chueca nació en la Torre de los Lujanes, en la Plaza de la Villa de Madrid en mayo de 1846, y falleció en la capital en 1908. Está enterrado en el Cementerio de San Justo, donde se hizo un monumento funerario, realizado por el escultor catalán Pedro Estany, con la colaboración del arquitecto José Grases y en el que figura un busto igual al que tenemos aquí en El Retiro que, sin duda, es una réplica del anterior, realizada en 1909. Chueca fue uno de los mejores autores del llamado “género chico”, la zarzuela, con obras tan conocidas como “La Gran Vía”, estrenada en el Teatro Felipe de Madrid en 1886, cuya música escribió junto con Joaquín Valverde, o “Agua, azucarillos y aguardiente”, estrenada en el Teatro en 1897, con música de Chueca y libreto de Miguel Ramos Carrión.

El busto del compositor fue adquirido por Cecilio Rodríguez en El Rastro para colocarlo como elemento decorativo en los Jardines de la Rosaleda. Está colocado sobre un pedestal de planta cuadrada, y protegido por un seto. En el frontal de la escultura, podemos ver el apellido del compositor, “CHUECA”, mientras que en el lateral derecho está inscrito el nombre del escultor, “P. ESTANY”.

50- Monumento a Tolosa Latour

Manuel Tolosa Latour, nació en agosto de 1857 en Madrid, y es considerado como uno de los impulsores de la medicina infantil en España, no obstante, creó la Ley de Protección de la Infancia, y fundó algunos hospitales marítimos para niños, por lo que, en 1925, el Ministerio de la Gobernación encargó este monumento para que fuese situado en la Rosaleda del Retiro, lugar muy frecuentado por los pequeños.

El busto, obra de José Pascual Ortells López, cuya firma aparece en la base: “ORTELLS / 1925”, está situado sobre un pedestal con dos cuerpos: el superior, un pilar en cuya parte frontal se hallan dos figuras: una mujer de pie, vestida con un manto y una túnica de estilo clásico, que sostiene a un niño desnudo que eleva hacia el busto del médico mientras una de sus pequeñas manos casi acaricia su nombre en el pedestal: “TOLOSA LATOUR”. El cuerpo inferior es una base, con poca altura y planta en forma de cruz que se inscribe sobre un cuadrado, contando con dos contrafuertes en arco en cada uno de los ángulos.

El monumento cuenta con varias inscripciones: una en la parte inferior del manto de la mujer, “LAMETALPLASTICA / CODINA HERMANOS / FUNDIDORES MADRID”; otra, en el lateral derecho del pilar, “LEY DE / PROTECCIÓN / A LA INFANCIA / 12 AGOSTO 1904 / SANATORIO DE / SANTA CLARA / (CHIPIONA) / 12 OCTUBRE 1892”; y otra en el lateral izquierdo, “AL EXMO. SR. DR. D. / MANUEL DE / TOLOSA LATOUR / NACIÓ EL 8 DE / AGOSTO DE 1857 / † EL 12 DE JUNIO / DE 1919 / PATRICIO INSIGNE / Y MÉDICO ABNEGADO / PROTECTOR DE / LA MADRE Y DEL NIÑO”.

51- Monumento a Miguel Moya

Miguel Moya Ojanguren nació en 1856 y falleció en 1920. Se licenció en Derecho con 18 años, y enseguida comenzó a trabajar en el diario “El Comercio Español”, del que fue director poco después. Dirigió la revista “La Ilustración Hispano-Portuguesa” en 1886 y, en 1890, es nombrado director del diario madrileño “El Liberal”. Fue fundador y primer presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid desde 1895 hasta 1920, asociación creada para defender los derechos económicos y sociales de los profesionales del periodismo. En 1896, es elegido como senador por Huesca. En 1900, creó la corrida de toros anual en homenaje a la prensa, la cual sigue vigente a día de hoy. En 1906, es designado presidente de la Sociedad Editorial de España, empresa periodística que integraba los tres periódicos más importantes de Madrid: “El Imparcial”, “El Liberal” y “Heraldo de Madrid”.

El monumento se realizó en 1927, y su autor fue Mariano Benlliure, cuya firma y fecha está en el lateral derecho del busto, y se realizó por el encargo de Torcuato Luca de Tena, periodista y director de “ABC”, quien corrió con casi todos los gastos, y el resto del dinero, a través de una suscripción popular. Se inauguró en mayo de 1928, y aunque originalmente contaba con una verja metálica a su alrededor, en la actualidad lo protege un seto. La imagen del periodista aparece sostenida por dos estatuas de pie, una a cada lado, que representan a dos reporteros: el de la izquierda anotando algo en unas cuartillas de papel y el de la derecha como si reflexionara lo que va a escribir. Entre ambos, se eleva el pedestal que corona el busto, realizado de granito y en cuya parte frontal se puede leer la siguiente inscripción: “MIGUEL MOYA / PERIODISTA / 1856 – 1920 / HOMENAJE DE SUS AMIGOS Y COMPAÑEROS”. Todo el conjunto se asienta en un banco también de granito, el cual tiene un respaldo de forma piramidal con relieves geométricos.

52- Monumento a Julio Romero de Torres

Julio Romero de Torres, nació en Córdoba en 1874, y murió en la misma ciudad en 1930. Era hijo del pintor cordobés Rafael Romero Torres, director del Museo Provincial de Bellas Artes de Córdoba. En 1908, obtuvo por su cuadro “Musa Gitana”, la Medalla Nacional de Bellas Artes. En 1916 es nombrado Catedrático de Ropaje en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. Fue, además, miembro de la Academia de Bellas Artes de Córdoba y de Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

El Monumento fue situado en El Retiro en 1972, aunque su origen es bastante anterior pues, el 23 de diciembre de 1932 el Presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, y el Alcalde de Madrid, Pedro Rico López, lo inauguraron en la Plaza de los Carros, al ser ésta renombrada con el nombre del pintor cordobés. Cuando la plaza recuperó su anterior nombre, la placa se retiró y se guardó, y no volvió a ser utilizada hasta su colocación en el Retiro, e inauguración del paseo que lleva su nombre.

Este pequeño monumento está formado por una peana con forma de prisma, sobre la que se incrusta una lápida de mármol de distintos planos con varios elementos de bronce adosados a ella: el busto desnudo del pintor, una cartela en donde se lee “PASEO / DE”, el nombre del homenajeado “JULIO ROMERO DE TORRES” y los escudos de Madrid (a la izquierda) y de Córdoba (a la derecha).

53- Monumento a Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843, y murió en Madrid en 1920. Es uno de los escritores españoles más importantes de la historia, equiparable incluso al mismísimo Miguel de Cervantes. A los 19 años, se trasladó a vivir a Madrid, donde formó parte de la Conjunción Republicana Socialista y llegó a tener contacto con la Institución Libre de Enseñanza. Entre sus obras más conocidas están “Fortunata y Jacinta”, publicada entre 1886 y 1887, y los insuperables “Episodios Nacionales”, formados por cinco series de diez episodios cada una que se comenzaron a publicar en 1873 y se finalizaron, sin terminar la última serie, en 1912, donde nos narra toda la historia de España del siglo XIX.

En el monumento se ha representado a Galdós en edad avanzada, sentado sobre un trono, cuyos brazos están formados por dos leones que sostienen una corona de laurel en la boca. El novelista tiene las piernas cubiertas con una manta y las manos sobre ella, trasmitiendo mucha serenidad. Entre los leones y por encima de la corona, se puede leer “ARS / NATURA / VERITAS”. En la base de la escultura, “HOMENAJE DE SUS / AMIGOS Y ADMIRADORES”, y en el lateral derecho el nombre del autor, “VICTORIO MACHO / ANO MCMXVIIII”. Todo el conjunto se sustenta sobre una doble grada en la que es posible leer: en su cara frontal, “GALDOS”; en la derecha, “NOVELA CONTEMPORANEA”; en la posterior, “TEATRO”; y en la izquierda, “EPISODIOS NACIONALES”. Rodeando todo el monumento, hay una alfombra de flores, abierta por su parte frontal. El monumento es todo él de granito y fue inaugurado el 20 de enero de 1919, asistiendo al acto el propio escritor.

54- Monumento de Ricardo Codorniú

Ricardo Codorníu y Stárico nació en Cartagena (Murcia) en 1846, y murió en la misma ciudad en 1923. Fue ingeniero de montes y, entre sus logros, destaca la completa reforestación en Murcia de la Sierra Espuña, perteneciente a la cordillera Bética, y la repoblación del pinar de Guardamar del Segura (Alicante) con el fin de salvar al pueblo de desaparecer bajo el avance de las dunas. Fue un gran defensor de la universalidad del esperanto y, en 1902 fundó la Sociedad Murciana del Esperanto. Fue el abuelo materno de Juan de la Cierva Cordorníu, inventor del autogiro. Recibió numerosas condecoraciones, destacando la Gran Cruz de Isabel la Católica, la Cruz del Mérito Agrícola y la Encomienda de Alfonso XII.

El monumento fue levantado como reconocimiento a su labor en defensa del medio ambiente y de los bosques, lo que le hizo ser conocido como el “Apóstol del Árbol”. Está formado por un busto de mármol, obra del escultor valenciano Ignacio Pinazo Martínez. En el lado derecho, en una cartela rehundida, se encuentra la firma del autor. El busto se erige sobre un pedestal de granito y forma troncopiramidal, sustentado por una doble grada, también granítica, donde aparece el escudo del Cuerpo Nacional de Ingenieros de Montes. En esta misma cara, en el escalón superior de la grada, se puede leer en letras rojas “RICARDO CODORNIU” y en el inferior, “APOSTOL DEL ARBOL / MXMXXVI”. En este último, aparece la firma del escultor.

55- Monumento a Ramón de Campoamor

Ramón de Campoamor y Campoosorio, nació en Navia (Asturias) 1817, y falleció en Madrid en 1901. En sus inicios, fue un escritor romántico, pero pronto alcanzó una visión más realista de la vida. Su primera obra de teatro, la escribió en 1837, aunque su primer éxito llegó en 1846, con la publicación de “Doloras”. Era monárquico y defensor de la reina Isabel II. Se afilió al partido moderado y fue Gobernador Civil de Castellón, aunque dos años más tarde, lo fue de Alicante. En 1850, logra un escaño en el Congreso de los Diputados y entre los años 1851 y 1854, ocupa el puesto de Gobernador Civil de Valencia. En 1863, por sus ideas monárquicas, se bate y vence en duelo al almirante Juan Bautista Topete. En 1861, fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua, ocupando el sillón “E mayúscula”.

El grupo escultórico que compone su monumento, fue instalado en El Retiro en 1914, y los dos conjuntos menores, situados a ambos lados de él como a dos metros de distancia, en 1916. Por lo tanto, se puede decir que está formado por tres elementos distintos: uno central, y principal, en el que se representa al dramaturgo, y los otros dos más pequeños, en los que aparecen representadas sendas escenas de sus obras.

El grupo central es de piedra caliza, y muestra a Campoamor, de cuerpo entero, sentado sobre un banco sosteniendo un bastón entre sus manos con el sombrero depositado a su derecha. A la izquierda del escritor (la derecha del conjunto), hay tres figuras femeninas, de distintas edades, con pose de estar escuchando, y que simbolizan las distintas etapas en la vida de la mujer. Bajo los pies de la adolescente se lee el nombre del autor del monumento “LORENZO / COLLAUT / VALERA”. Este conjunto se sitúa sobre un pedestal de dos cuerpos de piedra caliza ornamentada, en el superior con la talla de niños jugando, y en el inferior, sobre una corona de laurel, se lee “CAMPOAMOR / 1817 1901”.

 

Los dos grupos independientes de pequeño tamaño, que aparecen a los lados, representan dos de sus famosas “Doloras” esculpidas en bronce sobre pedestales de granito. A la izquierda, representando su obra “¡Quién supiera escribir!”, hay a un sacerdote sentado, con elementos de escritura, y una campesina; y a la derecha, en “El gaitero de Gijón”, se ve sentado sobre una roca a un hombre triste tocando la gaita. Estos dos grupos fueron robados, no recuperándose nunca el que escenifica “¡Quién supiera escribir!”, siendo la escultura actual una copia del año 1995. “El gaitero de Gijón”, fue hallado por la policía en El Rastro.

56- Monumento al Doctor Cortezo

Carlos María Cortezo y Prieto de Orche nació en Madrid en 1850, y falleció en la misma ciudad en 1933. Se licenció en Medicina en 1870 y emigró a París, donde trabajó con el profesor François Sigismond Jaccoud, eminente fisiopatólogo galo. En 1873, obtuvo una plaza de médico para la familia real y, al año siguiente, obtuvo el número 1 en las oposiciones para médico del Hospital de la Princesa, en el cual, en 1874, consiguió la Jefatura clínica. En 1878, fue nombrado Decano del mismo hospital. En este mismo año, fundó, junto a Francisco Méndez Álvaro, la Sociedad Española de Higiene, y en 1881 la Sociedad Española de Terapéutica y Farmacología. En 1891, es elegido diputado a Cortes, y académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina. En 1899, es nombrado Director General de Sanidad, firmándose entonces el Reglamento de Sanidad Exterior; abandona el puesto en 1900 y vuelve a ocuparlo entre 1902 y 1904, publicándose en este último año la Instrucción General de Sanidad, base de la Sanidad en España durante la primera mitad del siglo XX. En 1906 es nombrado Ministro de Instrucción Pública, y crea el Instituto de Higiene Alfonso XIII y pone al frente del mismo al premio Nóbel Santiago Ramón y Cajal. En 1914, es nombrado presidente de la Real Academia de Medicina, abandonando, en 1916, la práctica médica por haber quedado ciego del ojo izquierdo y siendo nuevamente elegido, de manera unánime, presidente de dicha Academia, cargo en el que continuó hasta 1928, en que tras su renuncia, es nombrado Presidente de Honor.

El monumento, patrocinado por el Colegio de Huérfanos de Médicos, fue inaugurado en el año 1921, con asistencia del propio homenajeado. El conjunto está formado por una estela de granito, lsituada sobre una triple grada del mismo material, en una de cuyas caras se encuentra insertada una lápida de mármol con un bajorrelieve grabado con el busto del Doctor Cerezo y la inscripción “AL DOCTOR CEREZO / 1921”. A su izquierda, aparece la imagen de Esculapio, alegoría de la medicina, y a la derecha la figura de un niño desnudo simbolizando a los huérfanos y que con su mano derecha da de comer a tres gorriones existentes en la base de la estela. En este lateral se lee “LEY DE ENSEÑANZA / OBLIGATORIA / 1908 / COLEGIO DE HUERFANOS / DE MEDICOS / 1917” y en el lateral correspondiente al símbolo de la medicina “REFORMA SANITARIA / 1899 – 1903”. El monumento es obra del escultor Miguel Blay y Fábregas. Hay que decir que en la primavera – verano de 2020, la obra ha sido restaurada, con el fatídico hecho de ser dañada nuevamente, a los dos días de su apertura, debido a un acto vandálico que provocó que uno de los gorriones de la base, apareciese caído y arrancado de su lugar habitual.

57- Dados de Hormigón

Muy curioso es el monumento, situado frente al Palacio de Cristal, que corresponde a unos dados de hormigón, de los utilizados para la construcción de escolleras en los puertos de mar, obra del pintor y escultor vasco Agustín Ibarrola Goicoechea. Dicho monumento fue inaugurado en 1982, y consta de tres cubos de hormigón, dos de ellos enterrados parcialmente, y el tercero, situando sobre los anteriores, portando éste último, la cercha utilizada para moverlos, así como, en los tres, las muescas por donde ésta los sujeta para poder transportarlos. Los tres dados proceden del puerto de Bilbao, y simulan la imagen de pertenecer a un puerto en construcción.

58- Busto de Andrés Eloy Blanco

Andrés Eloy Blanco Meaño fue un abogado, poeta y político venezolano nacido en 1896 en la ciudad de Cumaná, y en México DF en 1955. Estudió Derecho, y combinó el mundo de la abogacía con el de las letras, no en vano, en 1923, ganó el primer premio en los Juegos Florales de Santander por su poema “Canto a España”. Más adelante, se dedicó a la política de oposición al gobierno venezolano de entonces, llegando a ser encarcelado en el Castillo de San Felipe. Liberado por motivos de salud en 1932, en 1937 fundó el Partido Democrático Nacional y en 1948, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores. Sin embargo, un golpe de estado le obliga a exiliarse en México, en donde se dedica nuevamente a la poesía hasta que fallece en un accidente de tráfico.

El busto de El Retiro es de bronce, obra del escultor y pintor venezolano Martín Leonardo. El pilar con forma de prisma y planta cuadrada que lo sostiene es de mármol y tanto la basa como el capitel de que constan están dotados de molduras. En el fuste, aparece la siguiente inscripción: ANDRÉS ELOY BLANCO / 1.897-1.955 / EL AYUNTAMIENTO DE LA VILLA / Y EL CONCEJO MUNICIPAL DE CARACAS / ERIGEN ESTE BUSTO A SU MEMORIA / MADRID 3 JULIO 1.975. A su vez, el pilar se apoya sobre un pedestal de formas cúbicas de granito que se eleva de una plataforma realizada con este mismo material. La escultura fue un regalo del Ayuntamiento de Caracas al de Madrid, y al acto de inauguración, que coincidió con el XX Aniversario de su muerte, asistieron su viuda y su hijo junto al Alcalde de Madrid Miguel Ángel García-Lomas.

59- Monumento al General Francisco Morazán

El general Francisco Morazán Quesada, nació en Tegucigalpa, (Honduras) en 1792, y murió fusilado en San José de Costa Rica en 1842. Fue Presidente de la República Federal de Centro América entre 1830 y 1834 y entre 1835 – 1839.

El monumento de El Retiro se inauguró en 1973, y fue un regalo de la Embajada de la República de Honduras al Ayuntamiento de Madrid. Consiste en un tondo de bronce y 0,75 metros de diámetro con la imagen en bajorrelieve del busto de perfil del general. Sobre el hombro, aparece la firma del autor y el año de su realización: “Castillo 1973”. El medallón está inserto en un pedestal compuesto por un monolito de formas prismáticas y piedra caliza, y está apoyado sobre una basa del mismo material. Las dimensiones de todo el conjunto son de 2,20 metros de altura por 1,25 de anchura y 0,50 de fondo. Debajo hay una cartela de 0,25 metros de alto por 0,35 de ancho con la leyenda: “A ESPAÑA / CON NUESTRA DEVOTA Y SINCERA ADMIRACIÓN / EN NOMBRE DEL PUEBLO HONDUREÑO / LA FIGURA GLORIOSA DE NUESTRO HÉROE Y MÁRTIR / PADRE DE LA PATRIA GRANDE CENTROAMERICANA / GENERAL FRANCISCO MORAZÁN / MI AMOR A CENTROAMÉRICA MUERE CONMIGO / MORAZÁN. / LUCAS GREGORIO MONCADA / EMBAJADOR DE HONDURAS / MADRID, ABRIL DE 1973”.

60- Monumento a Jacinto Benavente

Jacinto Benavente y Martínez, nació en Madrid en 1866, y murió en la localidad de Galapagar (Madrid), en 1954, y fue uno de los más insignes dramaturgos de la literatura española. Comenzó a estudiar Derecho pero, tras el fallecimiento de su padre en 1885, comienza sus pinitos con el arte dramático y la literatura en general. En 1890, participa en una una compañía de teatro y, en 1892, publica su primera obra, “Teatro fantástico”. En 1912 es elegido académico de número de la Real Academia de la Lengua Española, aunque no tomó posesión; más tarde, en 1947, su plaza quedaría vacante, siendo entonces nombrado académico de honor. En 1918, ocupa un escaño en el Congreso de los Diputados por el partido de Antonio Maura, dejándolo un año después. En 1920, es nombrado director del Teatro Español y en 1922, recibe el Premio Nóbel de Literatura. Presidente honorario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles entre 1947 y 1954, entre sus obras más representativas se encuentran “Los intereses creados” , “La malquerida” , o “Vidas cruzadas”.

El monumento fue inaugurado en 1962, con una modificación respecto al proyecto original, de 1935, que incluía también una estatua de “Crispín”, uno de los personajes de su obra “Los intereses creados”, que se llegó a esculpir, aunque nunca fue colocada. Tras varios intentos para realizar el proyecto, no fue hasta 1961 cuando el escultor Victorio Macho presentó un nuevo proyecto la realización de una escultura de homenaje a Benavente en el Parterre de El Retiro. El monumento está colocado sobre una base de doble escalón y rodeado de vegetación ornamental. La escultura, de bronce, representa a una figura femenina de apariencia griega con aspecto hierático y expresión trágica que eleva los brazos hacia el cielo sosteniendo sobre su cabeza una máscara, símbolo del Teatro. La estatua queda sostenida por un pedestal de granito de planta cuadrada en cuya cara frontal se sitúa un busto de perfil de Jacinto Benavente rodeado por una corona de laurel, ambos de bronce, y debajo la inscripción “JACINTO BENAVENTE / 1866 – 1954”. Los demás laterales se encuentran tallados con figuras tanto masculinas como femeninas levemente insinuadas y que representan a sus personajes literarios Crispín, el Drama y la Malquerida.

61- Busto del Doctor Benavente

El doctor Don Mariano Benavente González, nacido en Murcia en 1818, y fallecido en Madrid en 1885, fue el padre del escritor Jacinto Benavente y médico pediatra de profesión, que desempeñó el cargo de Secretario de la Academia Quirúrgica Matritense y que se convirtió en el primer director y decano del Hospital Infantil del Niño Jesús, fundado en 1876 por la Duquesa de Santoña. Tras su fallecimiento, sus amigos y compañeros, se reunieron para la realización de un monumento al doctor, por suscripción popular, y que lo hiciera el escultor catalán Ramón Subirat Codorniu. El busto fue inaugurado en 1886. Estaba colocado sobre un monumental pedestal hoy desaparecido, compuesto de un doble cuerpo troncopiramidal muy decorado que contaba con una cornisa volada intermedia que tenía, en la parte frontal, la dedicatoria que lleva el actual busto: “AL DOCTOR BENAVENTE”, y en los laterales había sendas alegorías a su vida y al estudio, teniendo en la parte posterior otra inscripción que, en este caso, decía “MEDICACIÓN SENCILLA, AMOR MATERNO, DEVUELVEN LA SALUD AL NIÑO ENFERMO”. En un principio fue colocada en el centro de este jardín, sustituyendo así el monumento de Daoíz y Velarde que aquí se encontraba y que fue trasladado a la Plaza del Dos de Mayo. Cuando se construyó el Monumento a Jacinto Benavente, éste fue colocado presidiendo el Parterre, siendo el busto del doctor trasladado donde se encuentra hoy y perdiendo el pedestal y la verja originales.

El busto nos presenta al médico ya en una edad madura, en actitud solemne y cubierto con una toga. En su parte posterior, está la firma “R. SUBIRAT”, su autor. En cuanto al pedestal, es un bloque de granito con forma troncopiramidal, de líneas sencillas, y con la inscripción “AL DOCTOR / BENAVENTE / 1818 – 1885”.

62- Busto del Doctor Ángel Pulido Fernández

El doctor Ángel Pulido Fernández nació en Madrid en 1852, y murió en la capital en 1932. Aparte de médico, también fue periodista y político, destacando por la campaña que, a partir de 1904, realizó con el fin de estrechar lazos entre España y las comunidades judías de Europa y el Norte de África, campaña que llegó a tener el patrocinio del rey Alfonso XIII. Ostentó el cargo de Director General de Sanidad, y fue Académico de Medicina y Presidente del Colegio de Médicos, siendo asimismo nombrado senador vitalicio en 1909. Desarrolló gran parte de su trabajo en la lucha contra la tuberculosis y el paludismo.

El monumento original fue un proyecto de 1932 del escultor catalán Miguel Blay y Fábregas, paro no fue finalmente colocado. El actual, una réplica del artista madrileño Antonio Cruz Collado a propuesta del Ayuntamiento de Madrid y costeada por suscripción popular que fue inaugurada en 1954. En el busto, la cara del doctor aparece representada en actitud seria y solemne, situándose sobre un pedestal de factura sencilla, en cuyo frontal leemos una inscripción que dice “AL DOCTOR / ÁNGEL PULIDO / FERNÁNDEZ / 1852 – 1932”. En la base, se encuentra un conjunto escultórico formado por una mujer sedente que mira hacia el busto y que sujeta con su brazo izquierdo a un niño medio desnudo, mientras que en la mano derecha sostenía, a modo de saludo al médico, una palma, hoy desaparecida, al igual que la mano izquierda del niño. A ambos lados, hay sendas columnas coronadas con sobrios jarrones carentes de decoración. Detrás, vemos un arco de ladrillo. Todo ello queda rodeado por un pequeño estanque con un surtidor cerrado realizado en piedra.

Bien queridos amigos, con este post finalizamos las estatuas y elementos conmemorativos de El Retiro. Espero que hayáis disfrutado con las maravillosas esculturas que adornan lo ancho y largo de “nuestro Parque”. En próximos artículos, os seguiré diseccionando más maravillas de este y otros lugares de nuestra preciosa ciudad. Os espero, no faltéis y recordad… ¡PASO LISTA! Saludos gatunos.

Texto: + Manolo G. Sanahuja (El Blog de Madriles)
Fotos: + Manolo G. Sanahuja (El Blog de Madriles)
 
REFERENCIAS:

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.